Avistamiento de ballenas: La experiencia que está deslumbrando en el Estrecho de Magallanes

En el sector del Cabo San Isidro, a 75 kilómetros de Punta Arenas, el espectáculo marino es total. Tras navegar cerca de 40 minutos desde Bahía James, se puede disfrutar de un espectáculo con pingüinos magallánicos, delfines, lobos marinos, cormoranes, albatros de ceja negra y por supuesto, ballenas jorobadas. La segunda alternativa es un espectacular viaje en barco entre fiordos y glaciares al Parque Marino Francisco Coloane.

Para lanzarse en una aventura con el objetivo de estar en contacto con ballenas y fauna marina por el Estrecho de Magallanes, hay que armarse de ánimo, muchas ganas y algo de paciencia, pero sin duda, este tour es una experiencia alucinante y se refleja en la gran cantidad de turistas que día a día solicitan y disfrutan el avistamiento de ballenas. Una oportunidad que permite a las personas estar cerca de todo tipo de animales marinos, sin invadir su hábitat, ni rutina, es una manera de apreciarlos sin ningún impacto para su desarrollo natural en su propio ambiente.

Para comenzar desde Punta Arenas, hay que ir por tierra por cerca de una hora (por 75 km) hasta el sector de Bahía James, donde arranca el trekking para Cabo Froward, hito geográfico donde comienza el continente americano, señalado por la cruz de los mares.

Lo que sigue es un movido trayecto en un bote zodiac mar adentro, donde a medida que se avanza y según la intensidad del viento, el recorrido se hace más y más adrenalínico. Al poco andar por el sector del Faro San Isidro (último faro del continente), es posible que aparezcan los primeros delfines. Con este espectáculo como telón de fondo, y tras dejar atrás la Bahía del Águila, antigua estación ballenera, es momento de que el zodiac comience a bajar su intensidad a medida que se acerca a una colonia de lobos marinos, con el objetivo de no interferir su estadía en una pequeña isla en el sector de la Bahía Cañón. En este punto muchas veces los lobos juegan, se lanzan y nadan ante la mirada de los turistas.

“Este es un viaje donde no tienes control sobre la naturaleza. El hombre hoy controla todo, pero acá estás en un ambiente natural, donde no interferimos en lo más mínimo. Obviamente todo es seguro, porque somos expertos, pero la sensación de libertad salvaje es fabulosa. No sólo buscamos ballenas, aves o entregar información sobre el entorno y las especies. Sino que ofrecemos una verdadera experiencia cuidando toda la fauna que nos rodea, no hay ningún impacto en los animales ni en su desarrollo. Lo más importante para nosotros es cuidar de ellos”, cuenta Cristián Argel, Director de Kayak Agua Fresca, la agencia que ofrece el servicio.

Navegando nuevamente en mar adentro por el Cabo San Isidro, llega el momento esperado por todos. Aquí es muy probable los primeros avistamientos de algunas ballenas jorobadas. Un sonido tosco en el agua puede avisar que el gran mamífero está cerca y gracias a la experiencia de los profesionales que ofrecen este tour, en la mayoría de los viajes se aprecia cómo asoman sus aletas, aparece y desaparece sin cesar.

Ballenas y glaciares

Para disfrutar y vivir la adrenalina junto a las imponentes ballenas, las opciones son varias. Pero sin duda un programa imperdible es el que invita a los turistas a navegar junto a las ballenas jorobadas entre los fiordos y los glaciares en el Estrecho de Magallanes. Una aventura de lujo en el Parque Marino Francisco Coloane, corredor biológico importante que conforma el hábitat de muchas especies marinas.

“Somos pioneros en el kayak de mar y trabajamos con guías de la Patagonia. Somos una empresa sustentable enfocada en otorgar aventuras responsables. Nos aseguramos de que nuestros pasajeros disfruten la aventura, creando al mismo tiempo una conciencia ambiental a través de la experiencia cuidando a todos los animales asegurándonos de no invadirlos”, agrega Cristián Argel.

En un programa de dos noches y un día, en un viaje diseñado para los verdaderos amantes de la aventura. Se navegan los fiordos australes de la Patagonia, donde no existe intervención humana y la naturaleza es quien tiene la última palabra, a bordo de un barco de apoyo para luego remar en kayaks dobles, rápidos y estables por los lugares de alimentación de la Ballena Jorobada. Además, el tour incluye la exploración de glaciares y cascadas que se esconden entre fiordos.

 

En el barco se ofrece desayuno americano, almuerzo, once, cena y bar abierto, combinando las comidas típicas de la región como el pescado austral, cordero, centollas, mariscos, pastas con salsas regionales. El inicio de la travesía es alrededor de las 19:00 horas rumbo Parque Marino Francisco Coloane. Al amanecer, y tras un buen desayuno, se inicia la aventura en kayak y/o zodiac en búsqueda de ballenas. Tras un par de horas de navegación, los impresionante mamíferos hacen su aparición. Mientras los turistas reman, las ballenas se dejan ver permitiendo compartir un momento junto a ellas, incluso, en ocasiones se acercan a los kayaks y se invierten los papeles, las ballenas observan a los turistas.

Tras regresar al barco para almorzar, vuelven nuevamente al agua cerca de las 15:00 horas. El destino esta vez es el desembarco en la playa frente al imponente Glaciar Helado y el Glaciar Sarmiento de Gamboa, seguido de una charla de glaciología, para disfrutar de un whisky con hielo milenario. Por la noche, ya de vuelta en el barco, una amena cena y una charla de toda la experiencia vivida durante el día, compartir y recapitular fotos, para luego emprender el viaje de vuelta a Punta Arenas. “Nuestro propósito es entregar un viaje inolvidable, respetando nuestro entorno, nuestras comunidades y los ecosistemas prístinos de estas salvajes tierras”, concluye el Director de la agencia Kayak Agua Fresca.

Share