Un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano terminan en la basura

En un contexto de déficit alimentario global, al día las personas desperdiciamos casi 4 millones de toneladas de alimentos aptos para el consumo humano, esto causa pérdidas de alrededor de 680 mil millones de dólares en países industrializados y de 310 mil millones en los países en desarrollo, según estudios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

Al año se pierden 1300 millones de toneladas de alimentos en el mundo mientras 795 millones de personas padecen de hambre. Según estudios de la FAO bastaría con recuperar tan solo 1/4 de lo que se desperdicia para acabar con el hambre en el mundo.

En Chile no estamos ajenos a esta realidad. Según cifras de la USACH en nuestro país botamos 3.700 millones de kilos de comida cada año a la basura lo que equivale a más de 4.000 canchas de fútbol llenas de comida. Junto a esto y según un estudio de la Universidad de Talca el 95% de la población chilena considera como una práctica normal botar comida acumulada en el refrigerador. Si adoptáramos buenas prácticas de consumo a nivel país, podríamos ahorrar $200.000 por persona cada año.

Teniendo esto en cuenta se vuelve imprescindible conocer qué acciones se están llevando a cabo en Chile para evitar la pérdida de alimentos. Estas y otras temáticas serán abordadas en la Expo Chile Agrícola este 26, 27 y 28 de Agosto, en donde también se realizará el lanzamiento del Banco de Alimentos de Lo Valledor como una medida para mitigar el desperdicio en nuestro país, el cual ya se encuentra entregando 70 toneladas de alimentos recuperados a diferentes organizaciones de beneficencia.

Debido a las grandes cifras de desperdicio y pérdida de alimentos, conoce también qué cosas puedes hacer para reducir el desperdicio en tu casa:

  • Compra sólo lo que necesitas, haz una lista de lo que necesitas y procura seguirla. No compres más de lo que puedes consumir.
  • Rota los alimentos, pon delante lo comprado anteriormente y detrás lo nuevos.
  • Procura entender bien las fechas. “Consumir antes de” indica cuando el alimento es seguro para ser consumido y “consumir preferentemente antes de” significa que la calidad del producto es mejor antes de esa fecha, pero sigue siendo apta para el consumo.
  • No realice las compras de alimentos con hambre. Es mejor ir a comprar después de haber comido, de esta forma se disminuyen las compras de productos que muchas veces no son necesarios.
  • Haga un listado de los alimentos que se van acabando para priorizarlos en la próxima compra.
  • No te dejes llevar por la apariencia, si tienes una lechuga lacia, ponla en agua y estará como nueva o si tienes pan duro, mójalo y ponlo en el horno.
  • Si cocinaste demasiado, congela.
  • Cada cierto tiempo revisa los alimentos disponibles para ver realmente lo que te hace falta y evitar compras en exceso.
  • Planifica un Menú. Escribe las comidas que se prepararán a partir de los productos que tienes disponibles en la casa.
Share