Joy, un perfume que huele a alegría

Hace 20 años que la Casa Dior no lanzaba un nuevo perfume, y fue al unísono a nivel mundial que se desarrolló el gran lanzamiento de Joy by Dior, un exquisito regalo que entrega esta destacada marca.

“La creación de un nuevo perfume Dior es un acontecimiento. Tanto para la Maison entera como para mí. Tiene que unir géneros, seducir tanto a hombres como a mujeres. Debe poseer una extensa y generosa dimensión, una firma fuerte. He tenido la suerte de conocer su nombre desde el principio. Y ¡qué nombre! Es corto, vivo pero sin grandilocuencia. Abierto a un sinfín de posibilidades. Para contar su historia, he elegido crear una estela envolvente, marcada al mismo tiempo por la suavidad y por la energía. JOY by Dior es un soplo, un camino que se sigue y que te transporta” François Demachy, Perfumista-Creador Dior.

La sonrisa vibrante e las flores y de los hespérides. Regocijos inmediatos, la cáscara de Bergamota y la Mandarina subrayada de aldehídos explotan al unísono con las flores. La Rosa, usada en Esencia y en Absoluto y el Jazmín embriagador se mezclan a estos frutos jugosos en una sonrisa vibrante.

La caricia untuosa de las maderas. Inmediatamente, nos sentimos rodeados, acariciados por una madera untuosa y láctea. Es el Sándalo cálido y cremoso que nos envuelve con suavidad, sostenido por una ligera pizca de Cedro y una gota de Pachulí.

La serenidad de los almizcles. De entre la numerosa familia de los Almizcles, algunos están ahí especialmente escogidos y dosificados, ma non troppo, para envolver el conjunto de un soplo claro y empolvado. Los Almizcles evanescentes se encuentran con las maderas y las flores que a su vez, las llenan y las encarnan. El efecto es de un perfume de piel, una firma íntima, suavemente sensual.

Share